martes, 15 de mayo de 2018

¿Listo para dejar que tu empresa camine sola?

que tu empresa camine sola

Una empresa exitosa es aquella que funciona de manera eficiente y adecuada aun cuando el dueño esté lejos; en otras palabras, es aquella que camina sola. Llegar a este estado de éxito, sin embargo, no se logra en solitario y de manera repentina, sino que el dueño debe apoyarse en otras personas y aprender a dejar que otros trabajen con él y para él. 

A pesar de que todo emprendedor sueña con echar a andar a una compañía exitosa, con frecuencia ocurre que el dueño no logra alcanzar los resultados económicos deseados ni la libertad económica soñada. No es raro encontrar a dueños que trabajan más de ocho horas en sus propias compañías, pero que a final de mes ven cómo casi todas sus ganancias se destinan para pagar los sueldos de los empleados y otros gastos de operación. En este escenario parece que el dueño se ha timado a sí mismo: él trabaja para su negocio y no al revés. Una empresa que funciona así pronto dejará de existir, a menos que se le aplique el remedio pertinente. 

Una de las mejores cosas que puede hacer un emprendedor cuando siente que su negocio no camina como debe o cuando simplemente necesita conseguir habilidades importantes para mejorar su desempeño es buscar apoyo en un coach de negocios que le dé asesoría y ayuda.

Para lograr crear una empresa de éxito, la ayuda de un business coach es invaluable. El coach no es el sustituto del dueño, sino una persona que, gracias a su experiencia y conocimientos sobre el mundo empresarial, puede impulsar a los demás a alcanzar todo su potencial en las áreas de administración, liderazgo, negociación, toma de decisiones, etcétera. El coach da sugerencias sobre cómo hacer ciertas tareas de manera más eficiente y aconseja para que el jefe aprenda a delegar tareas operativas en los demás.

Cuando finalmente el dueño de negocios aprende a delegar y maximizar su tiempo, la empresa comienza a caminar sola. En este momento el empresario ha dejado de ser un esclavo y ha tomado las riendas de la empresa. El dinero invertido y los recursos humanos comienzan a trabajar para él y a entregarle los resultados esperados

Si el negocio camina solo, entonces el dueño puede disponer de su tiempo para hacer muchas otras cosas: pasar más tiempo con su cónyuge o sus hijos, viajar, entregarse a su hobby, emprender nuevos negocios, trabajar más en cuestiones estratégicas, buscar a nuevos clientes. Puede hacer muchas cosas porque su dinero y sus empleados trabajan para él. El dueño de una empresa de esta clase verdaderamente gobierna sobre su tiempo porque su trabajo ha dejado de esclavizarlo.

Con la ayuda de un Coach de Negocios puedes hacer que tu empresa se mueva sola y disfrutar tiempo de calidad con tu familia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Cómo mejorar el desempeño de los empleados.

El trabajo es casi tan importante en la vida de las personas como sus asuntos personales, para algunos incluso es más importante, como...