miércoles, 1 de noviembre de 2017

Coaching, ¿moda o permanencia?

Business Coaching

Hace décadas, el objetivo primordial de un trabajador era encontrar un trabajo que pudiera desempeñar y mantener por el resto de su vida. Por esta razón, no era extraño escuchar a algunas personas decir que habían dedicado cuarenta años de su vida a determinada marca automotriz o financiera, y que gracias a su constancia y lealtad habían podido mantener a sus familias con dignidad. Sin embargo, la perspectiva sobre la vida laboral ha cambiado drásticamente en los últimos años. 

Las generaciones jóvenes no buscan comprar una casa y un auto en un bello suburbio de las grandes urbes del país, sino acumular experiencias, vivir en plenitud antes de asentarse de manera definitiva, perseguir sus pasiones y sueños y, eventualmente, tener suficientes recursos económicos para vivir sin preocupaciones. Por esta razón y también para lograr mayor independencia financiera y de tiempo, se puede observar que muchas personas están optando por abrir sus propios negocios. Contar con una empresa propia es, en pocas palabras, poner los talentos y habilidades al servicio propio, no al de otra persona. Por ahí se dice que si no trabajas por cumplir tus sueños, vas a terminar trabajando por cumplir los de alguien más. 

Sin embargo, hay que reconocer que abrir un negocio y lograr que prospere no es cosa fácil. Muchos de los proyectos empresariales que comenzaron como grandes promesas terminaron por convertirse en auténticas pesadillas financieras. El problema de muchos nuevos emprendedores es que no saben cómo administrar un negocio ni trabajar para sí mismos. Con frecuencia es posible hallar a empresarios que lejos de alcanzar la independencia de tiempo que querían se convirtieron en esclavos de sus propios negocios. Una empresa próspera es aquella que puede funcionar sin su dueño. 

Para lograr esto es necesario contar con la ayuda de un coach. Aunque el concepto del coacheo puede parecer una cosa moderna, lo cierto es que muchos artistas, políticos y atletas destacados se han apoyado en otras personas para convertirse en gigantes de sus áreas. Se sabe que Beethoven fue alumno de Haydn, y que generales destacados como George Patton y Erwin Rommel fueron grandes admiradores de Subotai, un gran estratega militar mongol. El conocimiento no llega de repente, sino que se adquiere a través de la observación y el estudio. Contar con un coach que entienda lo que significa batallar para lograr que un negocio prospere es casi indispensable para quien comienza un proyecto empresarial. 

La realidad es que el coaching no es una moda, sino una necesidad. Los empresarios no deben trabajar y resolver sus problemas en solitario cuando existe la posibilidad de contar con el apoyo de alguien con mucha más experiencia y conocimiento. Logra que tu empresa crezca con ayuda de un Business Coaching.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Cómo mejorar el desempeño de los empleados.

El trabajo es casi tan importante en la vida de las personas como sus asuntos personales, para algunos incluso es más importante, como...